Crónicas viajeras del Gato Maragato. 2ª Parada: CASTRILLO de los POLVAZARES.

El pasado sábado 19 de noviembre, hice mi segunda parada en este viaje recién comenzado. De la mano de Mercedes G. Rojo, mi autora, y de Eva del Riego Villazala, mi ilustradora, nos desplazamos a Castrillo de los Polvazares, lugar en el que se desarrolla mi historia, donde un montón de niños y niñas, mamás, papás y otras personas amigas, me recibieron con gran cariño.

Para la ocasión , tuve unas acompañantes muy especiales que se encargaron de pintar a los peques que quisieron hacerlo, de recoger sus nombres para un pequeño sorteo que tuvimos después  y de ayudarnos a descubrir las adivinanzas que llevábamos preparadas en torno a elementos de la historia que yo mismo protagonizo. No solo se desgranaron adivinanzas, también otras historias y algunos versos. Todo ello nos cuenta  y nos acerca a la tradición popular, a veces oral, a veces escrita, a la que yo estoy tan ligado.

Mercedes quiso introducir así mi historia:

Hoy la tarde huele a lluvia,

a hogar y a cuentos narrados,

hoy os traemos la historia

de este gato maragato.

En un mágico País llamado de Maragatos, mágico porque inmerso está bajo el influjo de un monte

que antaño nuestros antepasados consideraron sagrado,

las leyendas se encadenan a las estrellas y robles,

a las encinas y montes plagados de seres por ti, por mí, por él… imaginados.

Entre estos bosques antiguos  de centenarias encinas,

donde los muros enredan el eco de historias lejanas,

fue a surgir  la extraña historia  de un valiente y sagaz minino.

Nuestro gato maragato, gato juguetón y valiente, de su ama amigo fiel y bragado.

Por ella enfrentará peligros en sus siete vidas confiado.

Su aventura vivirá en una noche estrellada.

Conocerás su historia entre estas páginas narrada,

las palabras de Mercedes y de Eva son  las láminas.

Eva nos contó también como me dio vida, a mí y al resto de los personajes que forman parte de esta “leyenda”. Y hasta hubo preguntas por parte del público, a quien quiero agradecer que quisieran acompañarnos en esa tarde, un poco desapacible por cierto  (al menos para los gatos, pues acabó lloviendo), y deseando que les haya gustado mi aventura y que vuelvan a visitarme muchas veces a través de esta página que comparto con todos/as vosotros/as.

 ¿DÓNDE SERÁ LA PRÓXIMA CITA?

Allí donde los maragatos,

vigilan desde los altos.

¿acaso lo sabes ya?

blank


© 2021 El Gato Maragato