CONOCEMOS CON PEDRO MATO, OTRAS LEYENDAS DE OTRAS GIRALDILLAS O VELETAS.

En la provincia de Guadalajara existen dos localidades bastante próximas entre sí, ambas con su correspondiente giraldilla o veleta de representación humana, ambas con su propia leyenda y con una que las une entre sí.

EL MAMBRÚ DE ARBETETA:

blank Es Arbeteta, un pequeño pueblo situado a mil metros de altitud entre los valles del Tajo y el Guadiela, vigilado por las ruinas de un castillo medieval ajustado a la roca y de difícil acceso. Junto  a ellas, da  cuenta de su pasado esplendor una iglesia parroquial construida en los siglos XVII-XVIII sobre la que se sitúa una gran veleta a la que llaman “El Mambrú” porque, según dicen, de lejos, tiene figura de hidalgo caballero inglés y del que asegura la tradición es el protagonista mismo de la canción infantil de Mambrú se fue a la guerra. (Puedes conocer la historia de la canción y otros detalles en CANCIONES infantiles QUE HACEN ALUSIÓN A LA ÉPOCA DE NUESTRA HISTORIA.)

La veleta es de madera de sabina forrada de latón y se ha convertido en una de las veletas más legendarias de todo el territorio español.

LA VELETA DE ESCAMILLA

blank

Esta veleta  no tiene más nombre propio que el del pueblo que la luce (y a la que también suele nombrársela como “La Giralda”). La que hoy podemos contemplar, es una figura metálica de gran tamaño que hace unos años sustituyó a otra anterior, mucho más artística, de madera de encina forrada de cinc, a la que un rayo carbonizó un día de tormenta y que representaba a una figura de mujer muy hermosa. Esta veleta sirve de reclamo turístico a la localidad como lo indica una tercerilla en la que se canta:

Tres cosas tiene Escamilla

que  no las tiene otra villa:

la plaza, la fuente y la giraldilla.

La veleta actual no pudo hacerse idéntica a la anterior por falta de modelo y añaden los habitantes de Escamilla que, aunque funciona muy bien, “desmerece” a la torre.

 

LA RELACIÓN ENTRE AMBAS.

Cuenta una leyenda que la dama representada en la veleta de Escamilla mantenía relaciones platónicas con Mambrú, el caballero-giralda de Arbeteta, de tal manera que  decían los lugareños que, cuando el viento era favorable, entre ambas se intercambiaban continuos mensajes

blank


© 2021 El Gato Maragato